Células Madre
Células Madre

Terapia Regenerativa

Células Madre

La terapia regenerativa se basa por una parte en el uso de proteínas llamadas “factores de crecimiento”, que son las señales químicas que emplea de manera natural el cuerpo para activar a las células madre, y por otra, en el uso de las propias células madre.

¿Que es una célula madre?

Una célula madre es una célula del cuerpo que se define por dos propiedades:

  1. Es capaz de dividirse y generar más células madre, iguales a ella, de manera teóricamente indefinida.
  2. Puede diferenciarse y convertirse en células especializadas de cualquier tejido.  

Básicamente, hay dos grandes tipos de células madre: las “embrionarias” que pueden formar cualquier tejido del cuerpo (pero que, como su nombre indica, sólo están presentes en la fase inicial de la vida), y las “maduras”, que se encuentran en los diferentes tejidos del cuerpo y que pueden dar lugar a varios tejidos diferentes, pero que tienen limitaciones.

¿Qué células se utilizan en medicina regenerativa?

Para nosotros, las células madre más útiles son la células maduras llamadas “células mesenquimales”, porque son capaces de regenerar hueso, tendón y cartílago, entre otros tejidos. 

La mayoría de los tejidos de un organismo adulto poseen una población constante de células madre que permiten la renovación periódica del tejido, o su regeneración cuando se produce algún daño o lesión, como una fractura, la rotura de un tendón o ligamento, etc.

Una célula madre es una célula que cuando está en el nicho adecuado, con el microambiente y los factores precisos, es capaz de desplegar tres propiedades: dividirse, diferenciarse y autorenovarse. La célula troncal o madre, al dividirse, produce dos células, una que se diferencia y da paso a una célula mas especializada y la otra que es igual a la progenitora. De este modo, la célula al dividirse  autorenueva el nicho de células troncales y así tenemos una capacidad regenerativa continua en nuestro organismo.

¿Cómo se obtienen las células madre?

Las células madre que se han empleado hasta ahora más frecuentemente en medicina son las derivadas de la médula ósea. Para obtenerlas es necesario hacer una pequeña punción en una zona del cuerpo (habitualmente, en la zona de la pelvis) donde la médula ósea tiene mayor número de ellas. Así se obtiene una pequeña cantidad de tejido, que luego en el laboratorio se analiza, seleccionándose las células mesenquimales. Después, estas células se cultivan en un laboratorio muy especializado. Allí se multiplican hasta lograr un número suficiente de ellas para la labor que queremos que hagan, y que suele estar alrededor de unos cuarenta millones de células.

Otra fuente de células madre con la que se está experimentando recientemente, por su también fácil acceso, es la de las células grasas, obtenidas mediante liposucción. Pero este método se encuentra aún bastante limitado y existen dudas sobre su eficacia, aunque se investiga activamente en él.

¿Esté regulado legalmente el uso de las células madre?

El uso de células madre, sean adultas o embrionarias, está sometido a estrictos controles por parte de las autoridades sanitarias. A pesar de esto, han surgido una gran cantidad de fraudes a su alrededor, que se aprovechan, por una parte,  de las esperanzas que los pacientes (y los médicos) depositan en ellas, y por otra, del desconocimiento que aún se tiene en la sociedad e incluso en el ámbito científico no especializado. Por eso, es importante, antes de cualquier tratamiento en el que se ofrezca este tipo de terapia, asegurarse de que se trata de células madre cultivadas y de que el proceso de extracción y cultivo celular es el adecuado y está aprobado por la autoridad sanitaria competente, que en nuestro país es la Agencia Española del Medicamento.

Experiencia en terapia con células madre en el Instituto médico Arriaza y Asociados

El Instituto Médico Arriaza y Asociados lleva años colaborando con el centro puntero en España (y en Europa, como lo prueban los proyectos de investigación de ámbito europeo que lideran) en investigación y terapia con células madre aplicada a seres humanos, en el campo de las lesiones del aparato locomotor, el Instituto de Terapia Regenerativa Tisular (ITRT), de Barcelona.  

Los resultados que hemos obtenido en los casos tratados con células madre adultas han sido realmente esperanzadores, y tenemos la satisfacción de haber  podido resolver problemas muy complejos de pacientes desesperados después de múltiples cirugías y de haber probado todas las alternativas convencionales.

En un futuro próximo, cuando se desarrolle la legislación, esperamos poder realizar en nuestro propio centro los tratamientos, bajo la tutela del  Instituto de Terapia Regenerativa Tisular y la Agencia Española del Medicamento. Mientras tanto, continuaremos llevándolo a cabo en Barcelona, para ofrecer la mayor seguridad a nuestros pacientes y cumplir estrictamente las normas legales actuales.