Ondas de Choque
Ondas de Choque

Tratamientos

Ondas de Choque

La terapia más avanzada para el tratamiento de patologías tendinosas, calcificaciones e incluso retardos de consolidación de fracturas, sin cirugía y con mínimas molestias.

En el Instituto Médico Arriaza y Asociados disponemos del único aparato que existe en Galicia en el campo de la traumatología capaz de generar ondas de choque de alta energía que incluye un ecógrafo con imagen en tiempo real,  lo que permite visualizar la zona de lesión y dirigir los impactos exacta y exclusivamente sobre la misma. Estas ondas de choque son aplicadas siempre por un médico del nuestro equipo.

Tratamiento Mediante Ondas de Choque

Las ondas de choque son ondas sonoras que transportan una gran energía acústica a una gran presión. Las ondas impactan contra los tejidos del cuerpo, produciendo diferentes efectos según la cantidad de energía que lleven en el choque. En función de la cantidad de energía que transportan se clasifican en ondas de baja, media o alta energía y sus aplicaciones en medicina son diferentes.

El choque de alta energía se lleva utilizando desde hace muchos años para fragmentar los cálculos renales (litrotricia) y hoy día se utiliza de igual manera para fragmentar calcificaciones, como las que se producen en los tendones del hombro, entre otras muchas aplicaciones. Las ondas de alta energía, al no carecer de cierto riesgo por su intensidad, deben ser aplicadas por un médico.

Por otro lado, las ondas de choque pueden ser de dos tipos: ondas focales (enfocadas hacia un punto) o radiales (abiertas a modo de radios, sin un foco concreto). Las ondas de choque focales tienen la ventaja de concentrar toda la energía en un punto específico, mientras que las radiales se distribuyen por una zona amplia del tejido (a modo de ejemplo, podríamos compararlo con un tiro de bala o un tiro con perdigones).

Si se utilizan ondas de alta energía la aplicación debe siempre ser focalizada. La focalización permite usar energías altas y llegar a zonas profundas, lo que no es posible con las ondas radiales.

Los equipos de alta gama de ondas focales llevan acoplado un aparato de ecografía; así el médico puede ver la lesión que quiere tratar mientras las aplica y dirigir la onda sonora específicamente sobre la misma.

Los equipos de ondas de choque que no disponen de guía ecográfica no permiten dirigir las ondas y actúan por así decirlo “a ciegas”, obligando al operador a barrer con impactos una zona amplia de tejido. Esto  condiciona un aumento claro del dolor y disminuye la efectividad de la terapia, ya que no permite tener en ningún momento la seguridad de haber impactado en el objetivo deseado y además, obliga a realizar un número mayor de sesiones de tratamiento.

A pesar de sus ventajas, el elevado coste de los equipos de ondas focales, sobre todo si disponen de un ecógrafo acoplado, y la necesidad de  que las aplique un médico, que debe someterse a un periodo de formación, hace que estén disponibles en pocos centros sanitarios.

¿Qué es una onda de choque?

Se trata de una onda acústica, en la que la presión atmosférica se eleva del nivel ambiente a una presión máxima (variable según la intensidad requerida) en pocos nanosegundos (1/1000000000 sg). Dentro del rango terapéutico actualmente se utilizan presiones entre 10 y 100 megapascales. (Un megapascal supone 10 bar o 10 veces la presión atmosférica). Después de esta elevación de presión sucede un descenso por debajo de la presión atmosférica de unos 5 megapascales que dura unos 5 milisegundos.

Generación de ondas de choque

La fuente de origen de la onda de choque es un generador que según el tipo se puede  clasificar en electromagnético, electrohidráulico o piezoeléctrico. En el Instituto Médico Arriaza y Asociados utilizamos un generador electromagnético fabricado por Dornier (el DornierEpos Ultra, aprobado para su uso en Estados Unidos por la exigente agencia estatal americana, la FDA), que lleva asociado un sistema de localización ecográfico, que permite utilizar las ondas de choque focales en el punto exacto de tratamiento. Este sistema puede generar una amplia gama de intensidades y frecuencias de ondas de choque, lo que nos permite aplicar energías bajas, medias y altas.