NUEVA HERRAMIENTA PARA MEJORAR LA SEGURIDAD DE NUESTROS PACIENTES
NOTICIAS

NUEVA HERRAMIENTA PARA MEJORAR LA SEGURIDAD DE NUESTROS PACIENTES

02/03/2016

NUEVA HERRAMIENTA PARA MEJORAR LA SEGURIDAD DE NUESTROS PACIENTES

El Instituto Médico Arriaza y Asociados cuenta desde ahora con una nueva herramienta de alta tecnología para aumentar la seguridad de sus pacientes: hemos adquirido un O-Arm, que es un escáner intraoperatorio capaz de tomar imágenes del paciente y hacer la reconstrucción tridimensional, a la vez que las integra con un sistema de navegación quirúrgica. Nuestro O-Arm estará ubicado en el quirófano que empleamos habitualmente en el Hospital HM Modelo, de La Coruña.

El O-Arm es un aparato que hace un recorrido sobre el cuerpo del paciente una vez tumbado en la mesa de quirófano, emitiendo una dosis muy baja de radiación, y permitiendo después hacer la reconstrucción en la pantalla que se integra por medio del navegador con la posición de los instrumentos, como si fuera un GPS. De esta manera, el cirujano dispone -en tiempo real- de la información sobre la anatomía del paciente y puede actuar de una manera más rápida y precisa. Se trata de una tecnología muy cara, alrededor de un millón de euros, pero que ha demostrado ya en el mundo su fiabilidad para reducir las complicaciones de algunas cirugías en las que hay que combinar gestos de mucha precisión con el uso de instrumentos como taladros o sierras, como es la cirugía de columna, de pelvis, algunas cirugías de pie o de fracturas, o la neurocirugía.

Por su complejidad de uso y su elevado coste, hay muy pocos centros privados que cuenten con aparatos similares en España. De hecho, es el primero que se instala en todo el noroeste peninsular en un centro privado, aunque existen otros ya en Madrid o Barcelona.

La capacidad de generar imágenes en tres dimensiones y saber exactamente -gracias a la integración en la pantalla de las imágenes del escáner tridimensional y del navegador- cómo se están colocando los implantes que se suelen utilizar en las intervenciones quirúrgicas, o la posición final de los fragmentos óseos, ayuda a los cirujanos a aumentar las posibilidades de lograr un buen resultado para los pacientes. Es un poco -para utilizar una comparación- como el realizar la cirugía prostática con un sistema tradicional (que ha demostrado su utilidad a lo largo de muchos años) o con un robot DaVinci (que exige un entrenamiento especial por parte del cirujano pero que reduce drásticamente los riesgos de complicaciones que pueden afectar mucho a la calidad de vida del paciente).

Algunos estudios han comprobado una reducción de la estancia postoperatoria de los pacientes tras las cirugías ayudadas con O-Arm de hasta el 54%, lo que nos da una idea de la utilidad que tiene esta tecnología, especialmente en cirugías complejas de columna.

NUEVA HERRAMIENTA PARA MEJORAR LA SEGURIDAD DE NUESTROS PACIENTES