Conozca su Patología

Que es una Osteotomía de Rodilla

¿Qué son las osteotomías de rodilla?

Las osteotomías (literalmente, "cortes en el hueso") son intervenciones que realizamos los traumatólogos para realinear una rodilla que está “torcida”, es decir, que no respeta el eje de carga normal del miembro, ya sea por un traumatismo previo o por su forma natural errónea. Están indicadas cuando la desalineación de los huesos ha causado un desgaste excesivo de un lado de la articulación, en la que se apoya demasiado peso, o cuando ha agravado una inestabilidad articular secundaria a la lesión de alguno de sus ligamentos. Lo más frecuente es que se hagan para descargar el lado de la rodilla sobrecargado, que se ha gastado, dando lugar a un tipo concreto de artrosis. El objetivo de la osteotomía de rodilla es trasladar el peso del cuerpo fuera de la zona dañada, hacia el otro lado de la rodilla, donde el cartílago sigue estando sano.

Este es un tipo de intervención que suele hacerse en pacientes jóvenes -o relativamente jóvenes- y activos, con deformidad de la rodilla en "varo" (o piernas en paréntesis") o en "valgo" (o piernas en X"), ya que se busca retrasar el momento de implantar una prótesis, mientras el paciente puede llevar a cabo actividades deportivas y trabajos pesados con limitaciones mínimas. Los diferentes estudios que hay publicados en la literatura científica nos muestran que podemos esperar que la rodilla así tratada aguante muchos años sin necesidad de una prótesis. Se calcula que alrededor del 80% de estos pacientes no se habrán vuelto a operar al cabo de 10 años, y que al cabo de 15 años, todavía el 60% de ellos no habrán necesitado aún implantarse una prótesis de rodilla.

Que es una Osteotomía de Rodilla

Rodillas en X o genu valgo                                          Normal                Rodillas en ( ) o genu varo

No obstante, cada vez más, las osteotomías de la rodilla se hacen en pacientes que tienen una inestabilidad de la rodilla. Sobre todo en aquellos que por culpa de una rotura del ligamento cruzado anterior y una deformidad en "varo" han comenzado a tener un dramático cuadro que combina el dolor artrósico y la inestabilidad, y en los que la propia deformidad puede poner en excesiva tensión al nuevo ligamento y favorecer que se vuelva a romper. También en los casos en que se ha producido una rotura del ligamento lateral externo (lo que llamamos una "inestabilidad posterolateral" de la rodilla) y que asocian una deformidad en "varo" de la rodilla suele ser necesario asociar la corrección del eje por medio de una osteotomía a la reparación del ligamento, para que pueda cicatrizar con la tensión adecuada.

¿En que consiste la cirugía?

En general, la cirugía se puede realizar bajo anestesia regional o general. En nuestro caso, la realizamos habitualmente bajo anestesia raquídea o epidural y con el paciente sedado, para evitar que se sienta agobiado por el ambiente de quirófano. Este tipo de anestesia permite controlar mucho mejor el dolor postoperatorio y es más segura para el paciente, por lo que es nuestra preferida.

La cirugía suele durar entre una hora y hora y media, dependiendo de los gestos asociados que haya que realizar. Habitualmente y como paso previo, para asegurarnos de que la parte que vamos a sobrecargar de la rodilla está en condiciones de tolerar la osteotomía, efectuamos una exploración artroscópica que además nos sirve para tratar las lesiones meniscales y de cartílago que suelen existir en el lado gastado de la articulación. En algunos casos especiales, la cirugía la realizamos con ayuda de un navegador quirúrgico (un ordenador con un sistema de posicionamiento para aumentar la precisión de la cirugía). Se trata de una técnica que la Clínica Arriaza & Asociados fue la primera en describir en España, que presentamos internacionalmente ya en el año 2005, y que ahora se utiliza en las mejores clínicas de traumatología del mundo.

¿Cómo se hace una osteotomía de la rodilla?

En la intervención más habitual, el cirujano realizará un corte en el hueso de la parte alta de la tibia, cerca de la rodilla, que se abrirá (separando los dos extremos del hueso formando una cuña) o bien retirará un fragmento óseo con forma de cuña, para luego juntar los dos extremos del hueso. Esta cuña puede por tanto ser de cierre o de apertura y tendrá la misma angulación que queremos corregir en el eje mecánico del miembro inferior del paciente. Sea cual sea el procedimiento, hay que fijar los huesos ("sintetizarlos") con un sistema de grapas o de placas atornilladas, para mantener su posición y convertir la fractura que hemos creado en estable y lograr así que no sea dolorosa y que pueda consolidar fácilmente.  

Que es una Osteotomía de Rodilla

Esquema de una osteotomía de apertura

Que es una Osteotomía de Rodilla

Imagen de la incisión empleada para efectuar una artroscopia y posterior osteotomía de apertura de la tibia. El sensor del navegador que hemos colocado en la parte inferior de la incisión nos permite saber con exactitud el efecto que la cuña que estamos abriendo tendrá sobre el eje del miembro.

Que es una Osteotomía de Rodilla

Imagen de la osteotomía de apertura tras la colocación de la placa atornillada que la fijará en su posición correcta

¿Qué pasa después de la cirugía?

La mayor parte de las veces, los pacientes permanecen en el hospital 2-3 días, hasta que nos aseguramos de que no hay sangrado y de que el dolor está controlado. Permitimos a los pacientes mover la rodilla progresivamente y se suele autorizar cargar peso (aunque sólo parcialmente) sobre el pie del lado operado con ayuda de 2 muletas. En ocasiones, dependiendo de la calidad el hueso y de la corrección que haya sido necesario realizar, prescribimos el uso de una ortesis o inmovilizador para proteger la zona durante un tiempo.

Al cabo de unas 6 semanas, la formación del callo en la zona de la osteotomía suele ser lo suficientemente sólido como para permitir que los pacientes caminen con una sola muleta y que empiecen a hacer ejercicio suave en el agua y en bicicleta. Es posible que requieran tratamiento fisioterápico para acabar de recuperar la movilidad y el control de lado operado.

Una vez que el callo se confirma en las radiografías de seguimiento, se autoriza la retirada de la muleta y los pacientes retoman su vida habitual, aunque generalmente se requieren entre 3 y 6 meses para recuperar la fuerza y el control normal de la pierna para poder hacer deporte.

Que es una Osteotomía de Rodilla

Control radiológico intraoperatorio de una osteotomía de apertura de tibia una vez colocada la placa de osteosíntesis y rellenado el defecto óseo (creado al abrir la cuña) con un injerto de hueso.