Conozca su Patología

La Artrosis de Cadera en el Adulto Jóven

La mayor parte de las artrosis de cadera del adulto joven (antes de la edad en la que el desgaste de cadera se considera un proceso natural por envejecimiento) se deben a un conflicto fémoro-acetabular, o a una necrosis avascular; más raramente, obedecen a las secuelas de un traumatismo sobre la articulación de la cadera.

¿Qué es la necrosis avascular de la cadera?

En la necrosis avascularde la cadera  (NAV), se produce un infarto en el hueso (pérdida del riego sanguíneo) debido al taponamiento de alguna de las arterias que irrigan a la cabeza del fémur. Esto provoca la necrosis o muerte de una parte del hueso, que con el paso del tiempo se hundirá, causando una alteración irreversible de la forma de la cabeza del fémur, que ya no podrá articular correctamente con el "acetábulo" de la pelvis. En ocasiones, podemos actuar antes de que se produzca este hundimiento, empleando técnicas para revascularizar la cabeza femoral, como el drenaje y relleno de la zona necrosada con injerto óseo, plasma rico en factores de crecimiento, concentrados de células madre óseas, etc. Sin embargo, una vez que la cabeza ha dejado de ser esférica, la única opción será la sustitución protésica.

¿Qué es el conflicto o choque femoroacetabular?

El choque fémoro acetabular (CFA) es una patología de la articulación de la cadera en la que existe una pequeña alteración en la forma de uno o de los dos elementos óseos que forman la articulación: el acetábulo y el fémur. Su origen se desconoce actualmente, pero probablemente tiene relación con pequeños trastornos durante el crecimiento de los huesos. A esa alteración de la forma normal se la denomina en Medicina “displasia”

  • Puede manifestarse como una giba en el cuello del fémur, que choca con el reborde acetabular (Conflicto tipo Cam o “leva”).
  • O bien como una prominencia del borde del acetábulo que choca contra el cuello del fémur en gestos de flexión y rotaciones de cadera (Conflicto tipo Pincer o “tenaza”)
  • En ocasiones se unen ambas deformidades, denominándose un conflicto mixto.

 

 

                         A. Esquema de una cadera normal; B. Conflicto tipo Cam; C. Conflicto tipo Pincer; D. Combinación de conflictos  Cam y Pincer

                                                                         A. Esquema de una cadera normal; B. Conflicto tipo Cam; C. Conflicto tipo Pincer; D. Combinación de conflictos  Cam y Pincer
 
 

A medida que el proceso evoluciona y se inicia el deterioro de la articulación, aparece el dolor: al principio, dolor inguinal (que en los deportistas muchas veces causa confusión con una pubalgia o una tendinitis de aductores) y, con menor frecuencia, en la región trocantérea (en el lateral de la cadera), los glúteos o en cresta ilíaca. El dolor se presenta durante o después de la práctica deportiva, cuando se permanece un rato sentado o bien al levantarse, sobre todo desde un asiento muy bajo. Es típico en futbolistas, practicantes de Artes Marciales, tenis y pádel.

¿Cómo se diagnostica un CFA?

El diagnóstico no es difícil si se sospecha la existencia de la patología, ya que la clínica y la imagen radiológica son muy típicas. Es muy importante que la patología sea conocida por parte de los médicos que ven a los pacientes por primera vez, porque eso evitará demoras en el diagnóstico, y permitirá tratar mejor el problema, antes de que el deterioro de la cadera haga la cirugía conservadora poco eficaz: a medida que las zonas prominentes de la cadera chocan entre sí, el labrum (anillo cartilaginoso que rodea al acetábulo) y el cartílago articular van dañándose. Si el cartílago se daña, va apareciendo la artrosis, y el dolor y la pérdida de movilidad van progresando. Ocasionalmente, se puede producir una rotura inestable del labrum o desprenderse un fragmento de cartílago, que produzca episodios de bloqueo o “enganches” de la articulación en ciertos movimientos.

Parece que el conflicto fémoro-acetabular afecta al 15 % de los varones (es más frecuente en varones que en mujeres), y se considera que podría ser el responsable de la mayor parte de las artrosis de cadera de los adultos jóvenes.

 La Artrosis de Cadera en el Adulto Jóven

 

¿Cuál es el tratamiento del CFA?

Cuando empiezan los síntomas de artrosis de cadera en un adulto joven, el tratamiento inicial puede ser la restricción de las actividades deportivas que sobrecargan la articulación de la cadera, o que la llevan más allá del límite en el que se produce el conflicto entre fémur y acetábulo.

Ocasionalmente, el uso de inyecciones intra-articulares –bien con Orthokine, o con Plasma Rico en Factores de Crecimiento, o bien con preparados de ácido hialurónico- pueden reducir o hacer desaparecer el dolor, en ocasiones temporalmente y otras veces por un periodo largo.

Sin embargo, es fácil comprender que si existe un problema mecánico (de conflicto o choque) en la articulación, la solución que se requiere será también mecánica, lo que implica una cirugía ( para hacer desaparecer la zona de choque).

¿Qué tipo de cirugía precisa el CFA?

Si el conflicto se detecta en fase precoz, se puede realizar una cirugía “conservadora”, que consiste en remodelar la cadera, bien por vía artroscópica o bien por cirugía abierta, limando la zona prominente del hueso (sea en el fémur o sea en el acetábulo) y reparando el labrum (como si fuese un menisco roto que se suturase).

La eficacia a medio y largo plazo de esta cirugía depende de que no se hayan producido todavía lesiones irreparables en el cartílago articular. Desde hace muchos años, en el Instituto Médico Arriaza y Asociados hemos desarrollado y perfeccionado las técnicas de tratamiento artroscópico de esta patología, y por eso nuestros profesionales son invitados frecuentemente a participar como profesores en los cursos -tanto de nivel básico como avanzado- a los que acuden otros médicos para aprender esta cirugía.

Una vez que el cartílago está dañado, a lo más a lo que podemos aspirar es a mejorar los síntomas y prolongar la duración de la cadera original, aunque antes o después tendremos que recurrir a colocar una prótesis en ella.

¿Son diferentes las prótesis en adultos jóvenes?

Cuando necesitamos colocar una prótesis de cadera en un adulto joven, el tipo de implantes que utilizamos en el Instituto Médico Arriaza y Asociados es ligeramente distinto al de los adultos mayores:

  1. Aprovechando que tienen mejor calidad ósea, empleamos prótesis con vástagos más cortos, para respetar en lo posible el canal femoral, y que sea mas fácil realizar el recambio de la prótesis si ello fuera necesario (todas las prótesis se gastan, se deterioran y -eventualmente- se aflojan, por lo que el cirujano debe prever las opciones de rescate de cara al futuro, lo que no suele ser necesario si operamos a pacientes mayores).
  2. Utilizamos materiales de bajo desgaste (más caros, pero más duraderos) en la zona móvil.

 Consideramos que es necesario adaptar la cirugía al paciente, y buscar la mejor opción para cada uno, puesto que el nivel de actividad y la supervivencia son completamente distintos en los adultos jóvenes.